16/05/2024

Parking day: Ese molesto y constante ruido

En mitad de la semana del libro, entre cuentos, novelas y poseías, abrimos nuestras mentes para redescubrir un molesto y constante ruido que nos acompaña a diario.

Comunicación > La Red del Siglo > Bicisigleras

Ese miércoles, 24 de abril de 2024, se celebraba el Día Internacional de Concienciación sobre el Ruido, con un sencillo lema, el ruido es contaminación, y afecta a la salud y el bienestar.

Ese día, desde primera hora de la mañana, la comisión de movilidad sostenible del Siglo XXI, alias BICISIGLERAS, mano a mano con Biblioteca y la Dirección del cole, ocupaban dos plazas de aparcamiento delante de la puerta del colegio para crear un acogedor rincón de lectura entre bancos y palés, dónde clases de primaria mezcladas disfrutaron en su calidad de padrinos lectores. Bajo un manto mágico tejido con la ilusión de los mayores y la admiración de los pequeños, pasaron las primeras horas del Parking Day como en la mejor de las bibliotecas.

A media mañana llegó el turno de las clases de la ESO, para las que un taller en medición de ruido fue la herramienta que nos permitió observar y medir el constante ruido que nos acompaña en la ciudad, y lo ruidoso que puede llegar a ser un comedor escolar en plena ebullición. Los decibelios se disparaban cuando los vehículos pasaban cerca de los sonómetros, coches, autobuses y camiones creaban un fondo que, en el puente de La Lira, sobre la M-30 alcanzaba su máximo apogeo. Nuestras mentes se abrieron de golpe, cuando comparamos los niveles del ruido del parque frente del cole, cruzando la calle Lituania, y el puente sobre la M-30 o la calle Diego de Valderrábano cuando el tráfico circula tan cerca de nuestro patio de primaria. Ese molesto y constante ruido que nos acompaña a diario, resultaba ser el de los motores y neumáticos de los coches que nos rodean por todas partes en la ciudad, incluso en nuestro colegio.

Desde nuestra posición privilegiada, robada por unas horas al coche, el ruido que provocan los vehículos a motor se hacía más evidente, pero también, el espacio que ocupan. En solo dos plazas de aparcamiento, estuvieron dos clases enteras, 50 niñas y niños, tomando conciencia del ruido que provocan los coches, el espacio que ocupan, e incluso el espacio que invadimos indebidamente cuando vamos y venimos del colegio en coche. Demasiados coches en las entradas y salidas del colegio, demasiado ruido, demasiado peligro cuando de golpe salen a la calle 3 cursos de infantil y 6 de primaria, mientras los coches paran en aceras y carriles de circulación y el tráfico se dispara justo en el momento en que más niñas y niños andan por las estrechas aceras de Diego de Valderrábano.

Después de comer fue el turno del taller de Camino Escolar Seguro con 2º de primaria, de nuevo observamos el espacio sustraído al coche en el que nos encontrábamos, y 50 niñas y niños ocuparon los bancos del gimnasio que bordeaban las dos plazas de aparcamiento. Nos hicimos conscientes el ruido que ocasionan los coches y de otros peligros; cruzar por el semáforo de calle Lituania en verde para peatones mientras está en ámbar para coches, o andar junto a los coches que están maniobrando en doble fila y subidos en las aceras. También dibujamos, con mucha alegría en la acera, símbolos de peques en bici y andando hacia el cole, con tizas de colores marcábamos el camino al colegio que nos gustaría fuera más seguro y amable, con más espacio para las personas, con más árboles y menos asfalto y coches.
La calle Corregidor Diego de Valderrábano tiene 23 metros de ancho delante del colegio, 18 metros son asfalto, andamos por un camino estrecho junto al precipicio…, y nuestros peques también.

Con los grupos de la ESO y de primaria del taller de tarde, tuvimos tiempo de pedalear sobre la bicibatidora y saciar nuestra sed con limonada con hielo bien picado, un final a la altura de una jornada de lectura compartida y concienciación; ruido es contaminación, y el coche, es el principal motivo de ese molesto y continuo ruido que nos acompaña, además del gran espacio que nos roba para caminar, estar y vivir en sociedad de forma segura y confortable.

FILTRAR POR SECCIONES