El Comedor del Siglo XXI

por | 06/05/2019 | Comedor, El Patio Interior

Es cierto que el comedor se presta como un servicio complementario a las familias para garantizar y ayudar en la organización de la vida familiar pero en nuestro centro, el comedor desempeña una función nutricional, social y educativa muy importante que se trabaja conjuntamente entre la coordinadora del servicio y el equipo directivo.

Los objetivos que nos marcamos en el servicio de comedor se sustentan sobre dos pilares fundamentales que son la Educación para la Salud y la Educación para la convivencia, el ocio y el tiempo libre.

El funcionamiento del comedor no es ajeno a las familias y está enmarcado dentro del Proyecto Educativo del Centro y la Programación General Anual del mismo.

El servicio de comedor cuenta con una Comisión de Comedor compuesta por familias, docentes y personal del servicio. Todas las decisiones que se toman en el comedor son tomadas teniendo muy en cuenta los debates y opiniones de la comisión.

Desde hace años la comisión de comedor organiza desde enero, las tradicionales visitas guiadas al servicio para todas las familias que quieran conocer cómo funciona el comedor del colegio. Durante dos viernes al mes, un grupo de padres y madres hace la visita acompañados por la coordinadora y el jefe de cocina y conocen desde dentro el comedor, desde la recepción de la materia prima, la elaboración del menú, etc. hasta la organización de los monitores de comedor. Durante una hora y media las familias hacen un recorrido por la cocina, patio y comedores, terminando la visita con la degustación del menú del día por parte de las familias.

El pasado 26 de abril fue la última visita de las familias hasta el curso que viene.

En cuanto a la función nutricional, el comedor ofrece siete menús diferentes atendiendo a las distintas alergias, intolerancias y enfermedades relacionadas con la alimentación que presenta el alumnado.

  • Menú basal
  • Menú para alérgicos al huevo
  • Menú para alérgicos al pescado
  • Menú para intolerantes al gluten
  • Menú para alérgicos a la proteína de la leche de vaca e intolerantes a la lactosa
  • Menú hipocalórico
  • Menú exento de proteína cárnica

En cuanto a la composición de los menús ofertados, decir que, son equilibrados y variados, con productos de primera calidad, frescos y de temporada. Desde nuestro comedor, tratamos de compensar las dificultades de algunas familias para preparar comidas equilibradas y con un contrapeso a la influencia de la publicidad por el gusto de la comida rápida y procesada que lleva muchos años intentando desbancar la dieta mediterránea.

En cuanto a la función educativa, el menú es educativo, porque de lo que vemos y hacemos, aprendemos. Sobre todo los niños y niñas. Por eso es imprescindible que los menús ademàs de ser saludables, variados y atractivos para los niños y niñas, se trabaje para enseñarles a ingerirlos y a establecer hábitos. El comedor del colegio y sus responsables asumimos esa responsabilidad, si el menú a lo largo de la escolarización es saludable, más probabilidades tendrán de representar en sus mesas este patrón de comida cuando sean responsables de elegir la alimentación que les acompañe.

Por todo esto es por lo que nuestro comedor está integrado en el proyecto educativo. No es un trabajo que realizan solos el personal de cocina y comedor, sino que formamos parte del proyecto educativo del centro en el que toda la parte pedagógica es analizada y trabajada en equipo con los docentes.

La labor educativa que realizan los monitores de comedor es una labor compleja que requiere herramientas específicas. No se trata solo de “dar de comer y vigilar que no les suceda nada. Son el referente adulto para los alumnos en el tiempo del mediodía. Se encargan de cuidarles y educarles. Les enseñan hábitos alimenticios e higiénicos saludables, les transmiten normas de comportamiento en la mesa, en los juegos y en sus relaciones, les ayudan a integrarse en el ámbito escolar y en la convivencia con los demás. Los monitores colaboran en la educación de los niños y niñas con sus familias, con sus profesores de una manera muy importante, les guían y les acompañan en su desarrollo integral como personas.

El carácter educativo del comedor del Siglo XXI exige una organización, una planificación de objetivos y personal con una formación específica para sus monitores en manipuladores de alimentos, gestión de alérgenos, primeros auxilios adaptados al colegio y organización y gestión del ocio y tiempo libre. Todo esto está muy cuidado y enfocado a crear un clima cercano y seguro que permite un aprendizaje adecuado y que ayuda, sin duda alguna, a disfrutar del momento, de la comida y del tiempo libre.